Pastor Alemán

El trabajo de un buen adiestrador es sacar todo el potencial del perro respetando su bienestar físico y psicológico.

María Fonseca

El primer Pastor Alemán oficialmente registrado data de 1899 por la Sociedad alemana del Pastor Alemán. Su cría planificada comenzó en ese mismo año a partir de razas de pastoreo originarias del centro y el sur del país germano.

La exigencia física y de carácter buscados se regían por estándares estrictos para conseguir un perro de trabajo de muy alto rendimiento.
Las diferentes líneas y selección de belleza y trabajo han dado la gran variedad de temperamento y aspecto físico de este gran animal. El pastor alemán de trabajo es mucho más potente, con gran instinto de presa y caza, tan valorados por policías y servicios de rescate.

El Pastor Alemán negro sólido es una belleza que debe su existencia a un gen recesivo en su herencia genética.

Sus ojos amarillos y de mirada penetrante hacen de estos ejemplares una experiencia cautivadora. Pero más allá del físico, su temperamento fiel, atento y persistente hacen que el pastor alemán de trabajo sea uno de los mejores compañeros para deporte y operativos.

Como todos los que conviven con un perro de líneas de trabajo hay que ser conscientes de lo que eso implica: trabajo, entrenamiento, conocimiento de la raza y mucha dedicación.

Si tienes uno en tu vida, disfruta de todo lo que son capaces de enseñarnos.

María

Niurka
A %d blogueros les gusta esto: